Muchas veces hay un enorme diferencia entre lo que se dice, se desea y lo que se hace para materializar nuestros objetivos. Constantemente nuestros discursos no tienen relación con las actitudes que tomamos para hacer realidad nuestros sueños.

Para hacer eso es necesario que se hagan las preguntas correctas

  • ¿Qué quieres? ¿Sabes exactamente que estás buscando?

Y más que eso, sabes que permitirias y que no. Recuerda que no debes tomar decisiones apresuradas, que ha futuro puedan afectarte psicológicamente, cerrando las puertas a posibilidad de amar de nuevo.

  • ¿Cuánto tiempo puedes invertir para hacer crecer  la relación?

Si tu vida está llena de actividades y no has encontrado tiempo para compartir con otra persona, deberás considerar hacer cambios para darle a quien ingrese en tu vida un espacio y un tiempo, de esta manera podrás crear lazos que te unirán a esa persona con la que piensas iniciar una nueva aventura.

  • ¿Que estas dispuesta a ceder?

Cuando decides compartir más allá que una amistad con otra persona, indudablemente ambas partes siempre deben ceder, dejar entrar a una persona en tu vida implica cambiar tus hábitos y rutinas en pro de construir una relación, sin embargo es un sacrificio que ambos deben realizar para fortalecer la relación.

4- ¿Cuidas de ti misma? Si bien no existe tal cosa como la mujer ideal, es importante que estés  atenta a tu salud física y emocional, antes de iniciar una relación con otra persona, debes mejorar la relación contigo misma.

5- ¿Necesitas o eliges? Si empiezas una relación con el preconcepto de que

“necesitas” a alguien es probable que no importe mucho a quien incluyas en tu vida y

termines en una relación disfuncional. Si en cambio eliges, significa que identificas tu valor y decides compartir con otro al que también respetas y estimas.